Juan Alberto Belloch o como se comportan algunos hijos de franquistas al hacer carrera en los partidos de los perdedores de la guerra civil

Hace unos años recibí un correo electrónico de alguien que aseguraba tener una información que me podía interesar, relativa a la represión franquista. Se trataba de un trabajador del Ministerio de Interior. Un día, en el sótano de unas dependencias del citado ministerio, descubrió un montón de cajas apiladas a lo largo y ancho de una gran pared. Abrió una de ellas y comprobó que eran fichas de represaliados por la dictadura franquista en la postguerra.

Era la primavera de 1996. El Partido Popular había ganado las elecciones y el Gobierno socialista se encontraba en periodo de desalojo; en funciones. El trabajador que encontró esas fichas dedujo que se trataba de algo importante y como militante del PSOE se dirigió al ministro para comunicarle el hallazgo que había hecho e indicarle que habría que hacer pública una documentación tan relevante. Una semana después los miles de fichas desaparecieron de allí y siguieron escondidas durante unos cuántos años más.

Un alcalde de una importante capital de provincia española ha echado un balón de oxígeno al juez del Tribunal Supremo, Luciano Varela, que anda convertido en gran inquisidor que le ha puesto el capirote a Garzón antes de llevarlo a la hoguera. El alcalde aseguró, en respuesta a la pregunta de un periodista, que dejó de ser juez hace 19 años y no le gusta intervenir con su opinión en asuntos judiciales. Pero en un ejercicio de coherencia sin precedentes,…. intervino. Y lo hizo para asegurar que: “Luciano Varela es un gran magistrado, tiene una carrera impecable y es amigo mío”. Para no querer intervenir no está mal. (Y como carrera impecable Varela redujo recientemente la condena de un hombre que dejó tratapléjica a golpes a una mujer asegurando que no existía alevosía).

El ministro que trasladó de escondite las cuatrocientas mil fichas de la represión y el alcalde que ha defendido al inquisidor de Baltasar Garzón son la misma persona. Se trata de Juan Alberto Belloch, el munícipe que le puso una calle a monseñor Escrivá de Balaguer. Belloch es hijo de un juez municipal del franquismo, un hombre moderado, pero que pudo preparar a su hijo para que un día fuera ministro gracias a su carrera en el régimen que culminó en la transición con varios puestos como gobernado civil de San Sebastián, Huelva y Barcelona a la sombra de Rodolfo Martín Villa.

La transción tras la muerte de Franco, que realmente era una recuperación de la democracia, tiene una imagen construida sobre un montón de mitos. Según uno de ellos, se juntaron un grupo de ganadores y perdedores de la guerra civil y decidieron olvidar el pasado y perdonarse mutuamente. Pero realmente no fue así; se trató de una negociación entre los ganadores y sus hijos, que andaban “matando al padre” en los partidos de los perdedores.

La represión franquista fue tan tremenda que arrasó con las familias republicanas. Eso hizo que sus descendientes no pudieran participar de la vida pública y quienes estaban en las cúpulas de los partidos de izquierdas eran mayoritariamente hijos de vencedores. Lo son en la actualidad los tres vicepresidentes del gobierno de Zapatero (Manuel Chaves, Elena Salgado y Maria Teresa Fernández de la Vega) y lo han sido más del 80% de los miembros de los Gobiernos que han existido tras la muerte de Franco.

Tuvo que pasar otra generación para que llegáramos los nietos de esos miles de asesinados y comenzáramos a construir justicia para nuetros abuelos. Los hijos de los vencedores aprobaron la ley de amnistía del año 1977, con la que el juez Varela trata de fulminar la carrera del juez Baltasar Garzón. Y lo hicieron dentro del PSOE y del PCE.

Los hijos de los asesinados por el franquismo apenas pudieron salir adelante, empujar a sus familias, sobrevivir en el apartheid construido por los franquista. Cientos de miles emigraron, buscaron oxígeno social, político y económico fuera de su país. Y esa es la realidad de nuestra transición.

Con la persecución de Garzón estamos viendo una radiografía de nuestro Estado, sin maquillajes, sin el rímel de los fondos europeos o del crecimiento económico. La democracia que tenemos tiene un esqueleto franquista, con unas instituciones herederas de la clase social emergente y pudiente al abrigo de la dictadura. Por eso las víctimas del franquismo nunca han sido reparadasy hasta que no lo esten no se podrá decir que el poder judicial español trabaja por y para la justicia.

POSDATA: En la operación judicial contra Garzón están embarcados Luciano Varela, Margarita Robles y en la fotografía falta otra mujer que trabajó para Belloch en el último gobierno de González. ¡Pincha aquí y adivina quién es!

4 pensamientos en “Juan Alberto Belloch o como se comportan algunos hijos de franquistas al hacer carrera en los partidos de los perdedores de la guerra civil

  1. Concluyente, pero ¿ahora la moda es escribir con anónimo? Porque no veo firma por ninguna parte.
    Y eso de tirar la piedra y esconder la mano, no sé no sé…
    ¿O sacamos otra vez la foto en la que Belloch parecía Holofernes antes de cortarle Judit la cabeza?
    ¡Dios mío, qué tiempos!

  2. Hola, Emilio. Soy Fernando Ariza, de Canal Sur Radio, productor del programa “¿Y por qué no?”. Se trata de un magacine nocturno (de 1 a 3 de la madrugada), dirigido y presentado por Mariló Maldonado, con un encargo muy especial para nosotros por parte de la empresa: no quieren que sea el típico programa de noche, de voces susurrantes y oyentes cansados. Quieren un magacine cultural y social al estilo de las mañanas o las tardes de la radio. Es decir, tratar al oyente de noche como si fuera una persona normal y no un friki insomne.
    A Mariló le gustaría mucho entrevistarte y, evidentemente, NO sería en directo (salvo que la una de la madrugada suelas estar despierto) sino que grabaríamos la entrevista en torno a las 20,15 de la tarde de hoy lunes día 8 de noviembre. La duración sería de 10-15 minutos y sería telefónica.
    Te añado mi móvil, 657-654024, para cualquier duda que tengas y te ruego (suplico) una respuesta afirmativa.
    Muchas gracias

  3. Tropiezo por casualidad con su articulo,y mas bien por estar desocupada a estas horas me tomo la molestia de enviarle un par,solo un par de precisiones a su articulo. Por razones profesionales ,mi familia tomo contacto en Teruecon D Jose Maria Belloch ya juez, en los años 50 .Y digo ya porque habiendo hecho la guerra en el bando republicano ( milicia cultural,Valencia como puede comprobarse ) no pudo ejercer como tal al ser represaliado por el inclito General .Todo el mundo puede escribir en estas paginas , pero la documentación sigue siendo imprescindible si se desea el respeto .El que Ud niega a otros con su evidente falta de información .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>