Espartaco; un esclavo romano contra el franquismo

Los caminos virtuales me han llevado a encontrar una página en la que se hablaba de Howard Fast y como he pensado que la historia de este escritor forma parte de la nuestra, aunque nos la hayan secuestrado, voy a escribir sobre él.

Se trata del autor de Espartaco, una novela que nació durante los tres meses que su autor estuvo encarcelado en Estados Unidos, porque fue uno de los encausados por esa inquisición moderna que en los USA se llamó la caza de brujas.

Todo empezó cuando miles de hombres y mujeres que habían luchado contra el fascismo español, por la libertad, cruzaron la frontera a Francia huyendo de las tropas franquistas. Un grupo de progresistas norteamericanos compraron un hospital en Toulouse, para atender a esos republicanos que cruzaban los pirineos huyendo de las tropas franquistas. La atención la prestaban los cuáqueros, que tenían buen personal sanitario. La financiación de ese hospital se canalizaba a través del Comité de Ayuda a los Refugiados Antifascistas, del que formaban parte numerosas personalidades, muchas de ellas vinculadas al mundo del cine hollywoodiense.

En 1950 la comisión impulsada por el senador Joseph MCCarthy solicitó a Howard Fast que facilitara la lista de las personas que habían contribuido a la financiación del hospital, pero el actor y guionista se negó a entregar esa información, por lo que fue juzgado, condenado por desacato y, como consecuencia de su lealtad, encarcelado durante tres meses.

En esas semanas de prisión nació en su cabeza la historia de Espartaco, como un símbolo en el que trataba de representar a los pueblos que como el español, luchaban en pleno siglo veinte contra la moderna esclavitud. La empezó a escribir entre rejas y tras terminarla ninguna editorial norteamericana se atrevió a publicarla. Así que Fast autoeditó el libro con sus ahorros familiares y la ayuda de algunos compañeros. Creó una editorial y lo sacó a la calle. Sorprendentemente en la primera edición vendió más de 40.000 ejemplares y luego, en ediciones de bolsillo, se vendieron millones. Poco unos años después Kirk Douglas consguió que se convirtiera en película la historia de aquel liberador de esclavos. Se estrenó amputada por la censura pero su éxito la convirtió rápidamente en un clásico del cine mundial.

La historia de hombres como Howard Fast no forma parte de mi historia y debería hacerlo. Su compromiso con la causa de los republicanos y las republicanas que lucharon contra el dictador Francisco Franco lo convirtió en preso político en unos años dominados por la intolerancia anticomunista. Sirva este retazo para rescatar un poco de esa historia y convertirla en memoria.

9 pensamientos en “Espartaco; un esclavo romano contra el franquismo

  1. Te das cuenta que burda patraña esto que se larga con bombos y platillos de la “GLOBALIZACION” como si hubiesen descubierto america. Esta siempre existio, economicamente, y si no preguntale al tercer mundo, y tambien en las ideas y tu escrito es un ejemplo, Sera hora de seguir tirando los mitos que el imperio nos impone? Cuantas mas estupideces estan dispuestos a hacernos tragar? Yo solo pido que al menos aprendamos de esta crisis a no seguir tragando todas las que nos vendan. Seremos capaces?

  2. Emilio,

    Creo recordar que Fast tiene algunos cuentos sobre las Brigadas Internaciones, y que uno de sus libros –lo poseo, pero no recuerdo cuál– está dedicado a “the men and women of the Abraham Lincoln Battalion.”

    Otras figuras para tu panteón: James Lardner y Ring Lardner Jr.

  3. Pingback: Narrantes

  4. Pingback: ¿Qué saben de Espartaco? : Blogografia

  5. Gracias, Emilio, por explicarnos la historia de un hombre íntegro y comprometido con los ideales de nuestra República. Hemos de luchar para que nombres como el suyo no caigan en el olvido. Un cordial saludo.

  6. Gracias por la información. Solo una objeción, cuando habla de republicanos y republicanos parece excluirse a los numerosos anarquistas que lucharon contra el franquismo y contra cualaquier forma de opresión. De hecho, el espíritu de la gran película de Kubrick, Trumbo y Douglas (hay que recordar la valentía de este actor al levantar el proyecto y promover que el también perseguido guionista firmara con su nombre) es plenamente libertario. Un saludo.

  7. Sorpresa, Pataleta, ¡se ha escrito más de una novela sobre Espartaco! Una es de Koestler y otra de Fast, y es en esta última en la que se basa la película dirigida por Kubrick.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>