Manuel Fraga: “El siglo XX comenzó en España en 1936″ (y el PP lo escondió)

Manuel Fraga era ante todo un trepa; alguien poco sobrado de escrúpulos que supo entender desde joven las oportunidades que le oferecía un país arrasado por la represión franquista. Aprovechó astutamente la existencia de un régimen manejado por un grupo de militares fascistas, poco formados y necesitados de una buena trama civil. Esa visión le permitió ser con sólo veintiséis años catedrático universitario después de que los golpistas hubieran asesinado u obligado al exilio a la generación con más potencial de inteligencia y compromiso social que ha existido en nuestra historia.

A pesar de las numerosas loas a su trabajo democratizador Manuel Fraga nunca dejó de defender a Franco y a la dictadura de la que él fue ministro. Cuando ganó sus últimas elecciones a la junta de Galicia, en otoño de 2011, el programa de TVE Informe Semanal le hizo una entrevista. En ella, haciendo un breve repaso a su carrera política aseguró que: “El siglo XX comenzó en España en 1936″. Demoledora frase de carácter extremadamente fascista explicando que el asesinato de decenas de miles de hombres y mujeres civiles, laexpulsión de medio millón de ciudadanos y la muerte de la inteligencia eran lo que había modernizado el Estado español. Una declaración similar, hecha en Alemania con respecto a la llegada al poder de Hitler en 1933, hubiera tenido consecuencias penales, pero él trabajó para que España fuera different.

El Partido Popular ocultó la biografía de Manuel Fraga

El Partido Popular ocultó la biografía de Manuel Fraga

En el año 2005 se me ocurrió hacer la captura que si pinchas verás grande aquí a la izquierda. Es la biografía de Manuel Fraga que tenía la web oficial del Partido Popular. En ella se ocultaban los años en los que don Manuel hizo carrera en la dictadura; desde el año 1947 en el que inicia su carrera diplomática hasta 1973 en que va a como embajador a Londres. Sus años de carrera como delgado nacional de asociaciones, como Ministro de Información y Turismo fueron ocultados de su biografía por sus compañeros de partido que trataban de desvincularse de la dictadura franquista después de haber aprobado subvenciones del Ministerio de Cultura para la Fundación Francisco Franco y de que en enero de 2003 José María Aznar hubiera embarcado a España en una guerra para derrocar a un dictador en Iraq. Sigue leyendo

Un país que deja morir en silencio las voces más hermosas

Jesús Pueyo vivía en Hendaya, en esa especie de cuneta de la historia española que es la inmediata frontera francesa, donde recalaron miles de perseguidos por el horror franquista. Desde allí luchaba por la memoria, por la justicia, por conocer el paradero de los siete familiares directos que le asesinaron los salvadores de España, por difundir la dimensión que tuvo la represión en su pueblo, Uncastillo.

Foto: Aitor Fernández www.datecuenta.org

Con catorce años vio alejarse a su padre subido a un camión conducido por esa España que llevaba siglos sublevada, huyendo de la razón, dando muerte a la inteligencia. Esa imagen estaba impresa en la memoria de Jesús, forjada, incrustada por quienes quisieron señorear su violencia, por quienes dejaron vivos a algunos testigos para que propagaran el miedo que generaban sus hazañas.

Hace unos años Jesús escribió una carta al apartado de correos de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica. En ella introdujo un relato de su biografía y copias de las numerosas cartas que durante años había escrito a responsables institucionales, presidentes, ministros y otras personalidades relevantes exponiéndoles su caso y pidiendo ayuda. Nos llamó la atención su meticuloso envío porque nos adjuntaba fotocopias de todos los recibos con los que había certificado los envíos para explicarnos que lo había hecho queriendo que hubiera testigos.

Desde ese primer momento Jesús se convirtió en un paradigma del abandono que han sufrido las víctimas de la dictadura franquista durante todos estos años. ¿dónde estaban entonces casi todos los abogados, políticos e intelectuales progresistas? Un país con decenas de miles de Jesuses Pueyos vivía ajeno a ellos, con su memoria “aguafiestas”. Sigue leyendo