No le preguntes al dinero por su pasado:sólo tiene presente

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, a su llegada oficial a Qatar.

Albricias, albricias: Qatar invertirá 3.000 millones de euros en las cajas españolas. Oh maravilla, qué gusto da que un país se anime a invertir en nuestra deprimida economía.  Qué placer que un lugar exótico, habitado sobre una enorme balsa de oro negro, decida echar una mano a esta península de frágil economía.

No importa que Qatar sea un país que condena a muerte a decenas de personas anualmente, donde muchos de sus ciudadanos son obligados a casarse con personas que no han elegido, donde los homosexuales son condenados a cinco años de cárcel por el ejercicio de la sodomía; donde las mujeres siguen siendo muy inferiores en derechos, donde el uso de latigazos sigue siendo una forma de condena, en la que el Estado ejerce de forma oficial la violencia.

No pasa nada. El dinero siempre es bueno, limpio, inmaculado; porque es alimento de grandes banqueros, porque los hombres que sostienen la economía del mundo lo calientan en cucharillas de oro para inyectárselo al mercado en la vena que riega el cerebro de la avaricia humana.

Aunque pensándolo bien es un acuerdo entre iguales: en España hay decenas de miles de desaparecidos, de bebés que fueron robados, traficados, expropiados a sus familias para purificarlos, para convertirles y reconvertirlos en salvadores de España. No podemos darle un ejemplo en defensa de derechos humanos a nadie. Ese dinero que viene de Qatar es igual de indigno que la inoperancia de nuestra justicia con las víctimas del franquismo.

INTERPRETEMOS EL 23 F

El teniente coronel Tejero, despertando todo el miedo acumulado por la oposición a la dictadura.

Un grupo de militares asalta el parlamento por sorpresa. Se trata de una agresión al lugar en el que se está representando un profundo proceso de cambio político. La oligarquía que se aupó al poder político y social en un régimen sin libertades trata de pilotar el cambio, de conservar sus privilegios y  crear una democracia a su medida.

Ocurre en una sociedad que lleva años acumulando miedo político, que arrastra un pasado traumático con enormes violaciones de derechos humanos, desapariciones forzadas, prisiones repletas de disidentes políticos, un aparato de censura que vigila cada palabra, cada libro, cada trozo de papel en el que alguien escribe ideas, historias o poemas.

En ese momento la historia queda suspendida en el aire; millones de hombres y mujeres aguantan la respiración para no hacer ruido, para no significarse. En ese parlamento asaltado por fuerzas del ejército se está decidiendo en unas horas el modelo de futuro. Muchas personas habían aprovechado la apertura para significarse, para mostrar públicamente las ideas que tuvieron que ocultar durante décadas y temen que la represión regrese, asesine, encarcele, acabe con proyectos vitales o silenciosas ilusiones colectivas como lo hizo el régimen durante décadas.

Entonces un hombre, una sola persona, simboliza la resurrección de la libertad, la garantía de que se camina a la democracia, de que no se va a volver atrás, un solo ser humano condensa en esas horas el deseo colectivo y mayoritario de consolidar una democracia. En agosto de 1991, en Moscú, el hombre que recondujo el proceso político hacia las libertades fue Boris Yeltsin. El 23 de febrero de 1981, en el asalto a nuestro Congreso de los Diputados, fue Juan Carlos de Borbón. Sigue leyendo

Nos queda la memoria

A la derecha, David Moyano.

A la derecha, David Moyano.

Hace diez días escribí un comentario acerca de la “silenciosa muerte” de David Moyano, uno de los últimos republicanos españoles superviviente de los campos de exterminio nazis. Hoy me ha llegado un comentario que explica cómo fue su despedida y demuestra que a pesar del silencio institucional le dijeron adiós en la ciudad de Bruselas con hermosos honores. Ángela Muñoz, descendiente de republicanos españoles, como una corresponsal accidental de este blog, lo cuenta desde allí.

“Querido Emilio:

Me alegra haber leído tu recordatorio de David.
Yo compartía algunas tardes en su residencia. Al final hablaba ya casi solamente en español y yo era la única persona española que iba a visitarle. Guardó su buen humor hasta el final.

Tuve la suerte de ser testigo de su encuentro con Ramiro Santisteban, al que habíamos invitado a un coloquio sobre los españoles en la Segunda Guerra Mundial y al que llevé a visitar a David junto con Benito Bermejo.

A pesar de su frágil memoria se acordó con Ramiro de cosas y personas de Mauthausen -“aunque pierdas la memoria” decía “de eso no te vas a olvidar nunca”. Él que había sido para sus compañeros de cautiverio y horror “el Trompeta” tocó la diana y cantó Asturias patria querida increíblemente bien. Era el12 de diciembre.

Cuando murió, reunimos a unas cuantas personas en una ceremonia íntima -sin duda demasiado- pero intensa. Lo enterramos con los honores sencillos de personas sencillas que quieren a un hombre sencillo.

Fue enterrado en un espacio de honor, reservado a los antiguos combatientes. Con una bandera republicana cosida por una española, con unos manojos de claveles y con una canción.

Tuvo un homenaje inesperado y hermoso: un joven turco que había transcrito la entrevista que le habíamos hecho, cantó una bellísima canción turca sobre la defensa de la República.

Fue un momento de gran emoción.

El sol -tan raro en estas latitudes belgas- también le rindió homenaje porque salió sin que se le esperara.

Andreu Misse de El País, a quien ya había hablado yo de David, vino con un amigo y publicaron la esquela que visteis.

Yo sentí tristeza y rabia de que no hubiera ningún signo marcado de reconocimiento oficial por parte de España. Pero sé que David hubiera apreciado el adiós sincero y entrañable que fue le nuestro. “

Con el Supremo hemos topado

La Sala de lo Militar del Tribunal Supremo se ha negado a revisar la sentencia con la que la dictadura franquista quiso justificar la detención ilegal del poeta Miguel Hernández.  Casualmente otra decisión del alto tribunal perjudica a las víctimas de la dictadura franquista

En las diferentes estructuras del poder judicial español no hay sitio para que los ciudadanos que han padecido los delitos más graves que se conocen tengan acceso a la justicia.  Da lo mismo que sean 113.000 desaparecidos, decenas de miles de bebés robados o miles de hombres y mujeres a los que se les aplicó la Ley de Responsabilidades Políticas (muy recomendable su lectura para entender lo que es hoy este país).  Con ese marco ilegal se fusiló, detuvo, desterró y les expropiaron sus bienes a decenas de miles de personas.

Que tribunales democráticos sean incapaces de enfrentarse a decisiones tomadas por tribunales de una dictadura hace cuestionarse la calidad de nuestro poder judicial. Es preocupante la inoperancia a la hora de juzgar los delitos de la dictadura y la operancia a la hora de aplicar la ley de responsabilidades políticas al juez Baltasar Garzón por cumplir con el deber que tienen los jueces y las juezas de garantizar justicia a víctimas de delitos reales.

También es preocupante el silencio de la política. Que la comisión de justicia del Congreso de los Diputados no haya dedicado una sola sesión al caso Garzón da medida de la dependencia de poderes. Lo que está ocurriendo tiene el beneplácito de las ejecutivas de los dos principales partidos porque si no se habría generado un serio conflicto entre los poderes del Estado.

Cuando Baltasar Garzón abrió la investigación de los crímenes de la dictadura franquista en octubre de 2008, el presidente del gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, dijo que a Franco ya lo había juzgado la historia. Al final, va a confirmarse su afirmación; las violaciones de derechos humanos de la dictadura no las van a juzgar los hombres.

Posdata: Si los delitos los va a juzgar la historia podemos ir cerrando los juzgados.

14 de abril en El Cairo

De Ernesto Sánchez

El abuelo estaba nervioso. Desde que el alzhéimer agujereó su memoria apenas podíamos interpretar su ánimo. A veces no sabíamos por qué; podían tener que ver con cambios de tiempo, con dolores que no eramos capaces de deducir, con problemas digestivos.

Esa tarde me tocaba cuidarle y fui a su casa a comer. Hacía dos años que había perdido muchas facultades pero conservaba un apetito voraz. Era un día soleado y cuando terminó su postre acerqué la silla de ruedas a la puerta de la terraza para que el sol calentara sus piernas mientras dormitaba la siesta.

Habíamos tenido un vínculo muy intenso antes de que comenzara su proceso degenerativo. Me gustaba mucho que me contara cosas de su vida. Pero todo cambió cuando su cerebro inició un viaje hacia el silencio. Al principio se perdía y con esfuerzo recobraba el hilo de una conversación, después decía frases inconexas y al final palabras que podían generar para nosotros un misterio, como el Ciudadano Kane, cuando muere enunciando el nombre de su trineo infantil.

Encendí el ordenador y me conecté a internet; un vecino suyo tenía una red inalámbrica abierta y aprovechaba las visitas para mirar el correo. Entré en facebook y lo vi alterado por la revuelta egipcia. Una amiga me envió el enlace de Al Jazeera y lo conecté. Miré al abuelo que todavía no se había dormido y en ese momento atravesaba con su mirada perdida el cristal de la terraza. Sigue leyendo

Aislar a los violentos, comer con los violentos, posar con los violentos…

José Bono, Josep Antoni Duran Lleida (CiU), Gustavo de Arístegui (PP) y Alex Saiz (PSOE) junto al dictador ecuatoguineano Teodoro Obiang

Esta foto es un poema, un canto a la doble moral de nuestra clase política. Mientras discuten si se legaliza o no un partido porque ha condenado la violencia y para algunos no es de fiar, una delegación del Congreso de los Diputados español se reúne, almuerza, conversa, estrecha la mano de Teodoro Obiang; el dictador ecuatoriano que secuestra ilegalmente, tortura y ejecuta arbitrariamente.

Cuando uno viola derechos humanos pero en su suelo tiene intereses de grandes empresas españolas trasnacionales todo vale.

En Guinea Ecuatorial hay un dictador soportado y sostenido por intereses económicos que no entienden de derechos humanos a la hora de aumentar su margen de beneficios. Esto dice la introducción del informe 2010 de Amnistía Internacional acerca de Guinea Ecuatorial: “Un presunto ataque en febrero contra el palacio presidencial en la capital, Malabo, dio lugar a la detención arbitraria de opositores políticos y otras personas, todas las cuales parecían ser presas de conciencia. Los detenidos fueron torturados con impunidad. Según se afirmó, unos soldados mataron de forma ilegítima al menos a dos personas. Los presos continuaban recluidos en régimen de incomunicación, algunos en celdas de aislamiento, con acceso limitado o nulo a aire fresco y luz del día. Decenas de familias fueron desalojadas por la fuerza de sus hogares en varias ciudades y centenares continuaban en peligro de correr la misma suerte“. Sigue leyendo

Muere uno de los últimos supervivientes españoles del campo nazi de Mauthausen; en silencio claro, sin repercusión institucional

David Moyano, en el centro, con la bandera republicana sobre su corazón

Se llamaba David Moyano y falleció el pasado 5 de febrero en Bruselas. Su muerte no ha abierto ningún telediario, ni siquiera se ha contado en un informativo. Hoy ha aparecido una necrológica en el diario El País. Este hombre, que siendo un adolescente luchó en la guerra civil española, defendiendo la democracia, ingresó en el campo de concentración de Mauthausen el 27 de enero de 1941. Es fácil imaginar el terror de su llegada a ese invierno de la humanidad, a muchos grados bajo cero, maltratado, después de sufrir la guerra franquista, de pasar al campo de concentración de refugiados de Argeles Sur Mer, de formar un batallón de trabajadores forzados y ser deportado.

Casi cuatro años después de llegar a ese infierno fue liberado y ante la imposibilidad de regresar a España se instaló en Bruselas. Allí ha fallecido como tantos hombres y mujeres que lucharon por la libertad y que han sido escondidos y marginados por quienes han usurpado la paternidad de la democracia. Los frasquistas disfrazados de demócratas han construido un enorme mito, un cuento de hadas que nos relata que un día nos acostamos con dictadura y a la mañana siguiente ya vivíamos en una preciosa democracia. Sigue leyendo

Un hombre elegante que busca en la basura o la Tierra es un gigantesco paraíso fiscal

Salgo de casa temprano con el coche para llevar a mi hija al instituto. Me detengo en un semáforo y ella me plantea una adivinanza: “Papa, había dos hombres; uno vestido normal y el otro con un traje elegante; ¿cuál de los dos estaba buscando en la basura?”

Llevo cuatro años en el piso en el que vivo, en un barrio de la periferia madrileña. Hace diez días llamarón por la tarde a la puerta. Un hombre de cincuenta y pico años me pidió una ayuda; “comida o dinero, como prefiriera”. Tiene el gesto atormentado y su mirada expresa una enorme desesperación. En todo el tiempo que llevo viviendo allí nunca había ocurrido; es la primera vez que alguien pide puerta a puerta.

El semáforo se pone verde cuando mi hija señala a un hombre que camina por la acera izquierda. Una décima de segundo antes de poner el coche en movimiento me da tiempo a verlo. Se trata de una persona de cincuenta y tantos años, que viste un buen traje y un chaquetón elegante. Lleva uniforme de lo que en sociología se conoce como white collar; un trabajador cualificado de una buena empresa: “Ese, ese” díce mi hija. Lo miro y escucho como ella añade: “Ese es el que estaba buscando en la basura y eso que va muy elegante”.

Los síntomas del deterioro social causado por la crisis y las políticas de desprotección comienzan a ser evidentes. Mientras los fabricantes de la crisis y sus administradores (los bancos) siguen sonrientes haciendo caja, miles de hombres y mujeres se ven expulsados del frágil bienestar construido en este país más empeñado en ser moderno y parecerlo que en sostener unas políticas sociales de calidad.

Dentro de unos días terminará la ayuda de 429 euros con la que han contado los parados de larga duración. Es el fracaso de la política que ni siquiera ha tratado de aumentar la presión fiscal a las grandes fortunas, a las grandes compañías, a las empresas de inversión en bolsa que apenas pagan impuestos por sus enormes beneficios. Sigue leyendo

Campaña: un cuaderno de caligrafía para Mariano Rajoy

Me preocupa enormemente que el líder de la oposición, Mariano Rajoy, no sea capaz de leer su letra. Si el Caudillo levantara la cabeza sufriría al ver que este hijo de un juez del régimen no es capaz de interpretar su propia caligrafía; y eso que pertenece a la generación a la que la letra le entraba con sangre. Ahora resulta que Mariano es una víctima caligráfica de la carnicería que el dictador llevó a cabo con la enseñanza de la Segunda República, porque tras el golpe militar del 18 de julio de 1936 nuestra sociedad regresó inmediatamente a la mitad del siglo XIX.

Más grave podría parecerme si recuerdo que este insigne aspirante a empadronado en el Palacio de la Moncloa fue ministro de Educación y Cultura entre los años 1999 y 2000.

Todo esto lo digo porque no puedo llegar a imaginar que después de que una joven estudiante le preguntó por sus políticas de empleo para los jóvenes, Mariano no sabía qué decir o no tenía nada apuntado al respecto y se inventó la incapacidad de lectura de sus anotaciones para justificar su falta de respuesta.

Sin duda, para un PSOE que pasa por horas electoralmente bajas, Mariano Rajoy es posiblemente su mayor valor electoral. Detalles como los de esa entrevista son una demostración de la suerte que ha tenido Zapatero de coincidir en el tiempo electoral con el sucesor de designado por Aznar (quien quizá eligió a un sucesor que le pusiera a él mismo en valor).

A pesar de esa percepción, que me parece suficientemente justificada, prefiero vacunarme. Para ello voy a comprar un cuaderno de caligrafía y se lo voy a enviar a Mariano a la sede del PP de la calle Génova. Lo hago porque no soportaría que esas propuestas geniales para mejorar la sociedad no pudieran ser aprovechadas porque a la hora de aplicarlas no pudiera leerlas.

Posdata: Ha dicho Mariano que derogará la ley de la memoria histórica si llega a presidir el gobierno. Dice que lo hará porque se trata de una ley que divide a los españoles. Si su problema es que los españoles estén divididos le propongo que termine con la pobreza o con la riqueza, para que los españoles dejen de estar divididos entre ricos y pobres.

¿Por qué están alegres?

Me lo estoy preguntando desde hace un par de días. En esa foto hay dos líderes sindicales. Esa foto representa una pérdida de derechos. No sirve el discurso del mal menor, porque cuando alguien defiende los derechos de los hombres y mujeres que trabajan o trabajarán no puede hacer ni respaldar condiciones que mermen su bienestar. Conozco buenos sindicalistas, que trabajan por defender derechos, que luchan por el bienestar colectivo, pero me cuesta entender por qué ese compromiso, esa ética categórica en la defensa de los derechos se vuelve blanda cuando se trata de las cúpulas sindicales.

El verdadero problema está en cómo vacunarse, cómo cambiar ese modelo sindical para que trabaje sin dar un paso atrás; porque este precedente, lamentablemente, augura un futuro peor.

Campaña para que Ángela Merkel se disculpe por la intervención alemana en la guerra civil

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica ha puesto en marcha una campaña urgente relacionada con la visita de la jefa del gobierno alemán, Ángela Merkel, que se encuentra hoy en nuestro país. Se trata de enviar un texto por correo electrónico a la embajada alemana en Madrid (pr-s@madri.diplo.de) para pedir que el Estado alemán se disculpe pública y notoriamente por haber ayudadado al dictador Francisco Franco a conquistar por la fuerza el poder, tras su golpe de Estado el 18 de julio de 1936. La intervención del ejército alemán fue decisiva para la victoria de un sector fascista del ejército español que atacó al gobierno democrático elegido el 12 de febrero de 1936.

El texto que la asociación propone que se mande es el siguiente:

“A la atención de:
Ángela Merkel

La intervención de decenas de miles de soldados alemanes fue decisiva para para los generales que junto a Francisco Franco dieron un golpe de Estado el 18 de julio de 1936. Esos soldados alemanes asesinaron a miles de ciudadanos españoles, muchos de ellos civiles, y protagonizaron horrendos crímenes como el bombardeo de Guernica. Otro 14.000 españoles fueron deportados a los campos nazis, donde cerca de 7.000 de ellos murieron.

Por ello creo que su Estado debe una disculpa pública y notoria, como la que han hecho a otros países invadidos por el ejército nazi (caso de Polonia no hace muchos años).

Ese apoyo sembró de oscuridad este país y secuestró la democracia durante cuarenta años. En agradecimiento Franco condecoró a Adolf Hitler por su generosa amistad.

Por todo ello le pedimos que aproveche esta visita para realizar esa disculpa o la prepare un acto aprovechando que en 2011 se cumplen 75 del inicio de esa guerra.

Atentamente: (aquí tu nombre y apellidos)”

La asociación añade una petición: MUY URGENTE: Por favor, copia este mensaje y envíalo a todos tus contactos, ponlo en tu muro, en tu blog y no pares de pasarlo.
Gracias.

Si quieres ver la concesión de la condecoración de Franco a Hitler en el Boletín Oficial del Estado PINCHA AQUÍ

El PP exige revisionismo a TVE y vela por el rigor histórico de la serie “La República”

Me encanta el Partido Popular porque su capacidad en el ejercicio de la doble moral no deja de sorprenderme. Ahora asegura el diario La Razón que: “El PP pedirá cuentas a Oliart por la visión sesgada “La República“. Al parecer los populares y el resto del franquismo sociológico les parece “sesgado” que se cuenten algunas cosas que ocurrieron durante la Segunda República. A mí también me parece sesgada, por incompleta, pero soy capaz de tolerar cosas diferentes a mi relato de aquellos años, quizá porque no formo parte de ese grupo de ciudadanos y ciudadanas herederos del nacional catolicismo que ante la diferencia comienzan a juntar leña para encender una hoguera. La cultura de la inquisición sigue viva, después de siglos de impunidad, incrustada en algunas identidades de quienes habitan esta piel de toro.

El PP tiene razón al decir que la serie está sesgada. En los dos capítulos que se han emitido no he visto a esos miles de maestros que salieron a alfabetizar a la sociedad, que crearon un sólido vínculo entre el pueblo y la Segunda República, tan sólido que el pueblo español fue el único que se levantó en armás contra el fascismo en la Europa del siglo pasado. La serie se centra mucho en la inestabilidad social y política pero otra cosa es que se distancie del rigor. Sigue leyendo