Soy un amargado, un aguafiestas, una mala persona; ¡no quiero que haya olimpiadas en Madrid!

Estoy cansado del ataque de papanatismo generalizado que les ha entrado a ciertos sectores de este país con la candidatura olímpica de la ciudad de Madrid para el año 2016. Lo primero que hay que decir es que es imposible que Madrid organice esos juegos. Echemos cuentas; entre los de Barcelona y los que están a punto de decidirse hay 24 años, es decir, seis olimpiadas. ¿Y alguien en su sano juicio puede pensar que de seis juegos olímpicos dos se van a celebrar en España?

Estoy hasta las narices de escuchar tonterías sobre la candidatura olímpica de Madrid, sobre lo bien que Gallardón ha hecho los deberes; porque esos comentarios esconden el derroche, la megalomanía y la opulencia con la que el supuesto ala izquierda del PP ha gestionado una ciudad a la que ha endeudado por varias generaciones. (¿Alguien puede pensar que sea casualidad que la sede de tiro Olímpico elegida por Albertito sea Paracuellos del Jarama?).

No quiero unas olimpiadas y lo digo a pesar de que los organizadores de los grandes consensos hayan conseguido generalizar una cultura en  nuestra sociedad según la cual hacer ese comentario equivale a ser un aguafiestas, un amargado, un antisocial,…. Ademas hay que tener en cuenta que la gran baza de Madrid es el apoyo ciudadano; un 94 por ciento, nada menos.

Sigue leyendo