La larga lucha del Partido Popular por las libertades

Dice el líder andaluz del Partrido Popular, Javier Arenas, que la persecución que sufre su partido (una investigación de delitos normal y corriente) es similar a la de algunas dictaduras que utilizaban la policía y el poder judicial para perseguir al adversario. El ejemplar Arenas no puede hablar de nuestra dictadura y tiene que referirse a otras porque esa derecha a la que representa no tiene entre sus experiencias la de haber sido perseguida por esos poderes durante una dictadura.

Teniendo la experiencia de haber vivido una dictadura no serían esos los comentarios del PP que lo único que muestra es su carencia de límites a la hora de tejer cortinas de humo para ocultar sus casos de corrupción.

Pero de las declaraciones de Arenas podemos extraer una interesante lección. La cultura política es algo que cambia lentamente, necesita décadas para transformnarse o acontecimientos especialmente intensos. El relato de Arenas, el de Jiménez Losantos, el de la Conferencia Episcopal nos pueden servir para entender la cantidad de mentiras que el nacionalcatolicismo vertió y vierte todavía sobre la Segunda República y eso debe darnos medida de lo intoxicada que está la memoria colectiva cuando mira hacia aquellos años.

POSDATA: Ojalá tuviéramos una derecha, de la que fuera heredero el PP, que hubiera luchado contra la dictadura franquista.

Para