Las medidas del regalado Francisco Camps

Resulta que el presidente popular de la Generalitat Valencia, Francisco Camps, estaba un dia en Madrid en el Hotel Ritz. Y entonces al parecer entra un hombre, le saluda educadamente, saca del bolsillo un metro de sastre y comienza a tomarle medidas. Él levanta los brazos, se sube a una silla para que le midan las piernas, gira en círculo obedeciendo las órdenes del hombre que mide y anota. Después le muestra unas cuantas telas que el presidente Camps toca y observa con atención hasta que saca su cartera y de ella extrae el recorte de una fotografía de una revista en la que le indica al sastre un modelo de traje que le gustaría ver en su armario.

Finalmente el sastre queda en enviar los trajes a una dirección de Valencia y el presidente Camps, que también se pasa el día tomando medidas, se olvida de que cuando uno compra algo suele pagarlo. Por eso es extraño que al recibir los trajes a medida no afloje los euracos correspondientes, firme un pago a plazos o acoquine ipso facto.

El importe de los regalos de tela no es para retirar a nadie a vivir ociosamente el resto de su vida (algo más de 12.000 euros),  pero sí lo es cuando el pago lleva la firma de quien ha hecho suculentos negocios con la generalitat que preside y ha “regalado” a una serie de políticos que favorecían sus apaños. Seguramente Correa o alguno de sus sabuesos supo el punto débil del presidente valenciano y en el momento adecuado, en el lugar adecuado, ofreció la golosina. Se podrá argumentar que Correa es un hombre de negocios generoso y desprendido pero a nadie que yo conozca le ha regalado nada y eso quiere decir que los regalos los hace con un objetivo que podríamos llamar “agradecimiento”.

Seguimos sabiendo cosas y llenándonos de dudas con respecto a este personaje. Hay dos preguntas que crecen sin parar a la sombra de lo que ha ocurrido y lo que se ha sabido en estas últimas semanas: ¿Quién pagó la boda de Ana Aznar y Alejenadro Agag? ¿Las medidas que le tomaron a Francisco Camps en el Hotel Ritz pueden ser las de su ataúd político?