TIRANDO DEL HILO LLEGARON AL SASTRE

Un sastre entra nervioso a un despacho de la Audiencia Nacional. Es la primera vez que se ve obligado a declarar en una juzgado y esta vez nada menos que ante el juez del a Audiencia Nacional.

 

El sastre lleva bien cosida la versión de los hechos que tiene que relatar. Primero apareció un asesor que apenas se identificó pero entró en su sastrería y le pidió que le acompañara a dar un paseo. Había que evitar que la tienda estuviera llena de micrófonos.

 

Poco a poco le fue contando el relato que tenía que aprender para justificar, confundir, enturbiar la versión de los hechos. Debía memorizar dos versiones, según fueran sucediéndose los acontecimientos. Antes de llegar a declarar le avisarían de cuál de ellas debía contar.  

 

En sus manos estaba el futuro de un importante político y de todo el equipo de trabajo que le rodeaba. Tenía que conseguir dejar abierta una rendija para la duda. Mientras el equipo de asesores se afanaba en construir nuevos argumentos para conseguir el objetivo que les habían marcado: si el juez estaba señalando un delito había que conseguir que la opinión pública se quedará mirando el dedo.

 

Llegó dos horas antes de tener que declarar. No debía mentir pero sí omitir alguna de las cosas que sabía. Le dieron unas pastillas para que no pudieran traicionarle los nervios y le aseguraron que si todo iba bien sabrían recompensarle. Llevaba el móvil en las manos esperando a que una llamada le confirmara la versión de los hechos.

 

En las inmediaciones del juzgado la policía había colocado inhibidores de frecuencia para evitar atentados y él estuvo durante un buen rato parado cerca de uno de ellos, sin cobertura. Después, al pasar el control le pidieron que apagara el teléfono o lo dejara custodiado por la policía. Pero prefirió llevárselo porque no se fiaba. Sigue leyendo

Progresismo y memoria

Ariel Jerez y Emilio Silva (hoy en diario Público)

Juan Alberto Belloch no tiene reparos en lanzar un bochornoso crossover de imaginarios ideológicos y culturales para pescar en caladeros conservadores y postularse al Gobierno de Aragón. Utilizando la Ley de la Memoria Histórica, plantea cambiar el nombre de una calle con uno de los generales encargados de atacar Catalunya en la Guerra Civil –el general Sueiro– por el del fundador del Opus Dei, José María Escrivá, uno de los responsables de controlar las almas y las mentes durante buena parte del franquismo (por algo recibe del dictador la Gran Cruz en 1960 y 1964). Para promover la patria chica, el ex juez llega a equiparar su popularidad universal con la de Luis Buñuel y a llamar sectarios a los críticos de su partido, expresando sin tapujos que “a un hombre no se le pone por consenso una calle, sino por méritos, y un santo tiene méritos, nada menos que eso, ser santo”. Buena parte del callejero es ejemplo de falta de conciencia de cómo los marcos simbólicos y discursivos construyen realidad política e histórica todos los días.
Sin duda es difícil pensar qué puede ser la cultura progresista en el complicado y mediático mundo que nos ha tocado vivir. Ante los múltiples movimientos que acompañan una crisis de dimensiones civilizatorias, las izquierdas están desorientadas y desarmadas en todo el mundo, sin una agenda compleja de transformación. Pero en pocos sitios existe tan poca conciencia estratégica de lo que se juegan en el ámbito cultural como en las disputas de memorias, donde se están librando luchas por la hegemonía ideológica mucho más complejas que los maniqueos manifiestos de intelectuales y artistas al uso….

Para leerlo completo píncha aquí

Dimite el ministro Bermejo, cazado por lo que cazó

En la película El pescador pescado de Jerry Lewis (1969) se cuenta la historia de un hombre que va de pesca y consigue atrapar con su caña un gigantesco pez espada. Después de batallar con la pieza, el pez sale volando por los aires mientras el pescador rebobina el carrete de su caña de pescar. Finalmente el pez se termina clavando en el cuerpo de su captor, atravesándolo con su espada de lado al lado.

El Ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, ha presentado su dimisión, después de llevar unas semanas siendo el espectro de un ministro. Su cacería rememorando hábitos de los ministros franquistas había herido de muerte su carrera política, por otra parte mucho más llena de ruido que de nueces. Llegó al Gobierno disfrazado de azote de la oposición, con el verbo de viejo rockero y la voz cazallera tronando en el hemiciclo. Pero en su tiempo en el cargo se ha cobrado muchas más piezas en los cotos españoles que en los despachos políticos.

Veremos cómo afecta esto a las elecciones. Zapatero ha sacrificado a uno de los suyos unos días antes de unos comicios. Algo parecido pasó con Manuel Pimentel en las elecciones de marzo del 2000 (aunque aquellas eran generales) y lo que parecía que podía causar una crisis electoral en el PP terminó convirtiéndose en una inesperada y abultada victoria.

La justicia escrita con mayúsculas no va a echar mucho de menos al ministro. Lástima que ahora tendrá mucho más tiempo para colgarse la escopeta del hombro y quizá lo haga con la rabia de quien perdió una cartera ministerial y acabó cazado por lo que cazó.

¿No habría que acabar con la depresión fiscal y subir los impuestos a los ricos?

En los últimos años numerosos gobiernos europeos, incluidos los españoles, han llevado a cabo políticas de recorte en la presión fiscal, especialmente a quienes más ingresos tienen. Ese dinero liberado a quienes tienen sus “lujos” bien cubiertos, no tiene otro destino que el calentamiento del sistema financiero. Quienes han llevado a cabo esas políticas de depresión fiscal han propiciado el contexto en el que ha llegado esta crisis. Esos miles de millones de euros que podían haber formado parte de un patrimonio colectivo se han dedicado a inflar el mercado financiero y todas las burbujas que lo han acompañado en ls últimos años.

No sólo se han reducido los tramos del IRPF a quienes más ingresan; también se han regulado desde el Gobierno sociedades de inversión como las SICAV (Sociedades de Inversión de Capital Variable) que mueven miles de millones que antes tributaban un 35% y con ese modelo de sociedad anónima tributan en el impuesto de sociedades sólo el 1%.

Si hay que crear una vacuna para la post crisis debería tener entre sus ingredientes una mayor presión fiscal para quienes más ingresos tienen; para reforzar lo público, lo comunitario y reducir el capital ocioso que tanto daño está causando. Históricamente el ocio de las propiedades de los terratenientes siempre ha generado problemas sociales. Es hora de controlar el ocio del los dinerotenientes.

Propuesta de nuevos cupos para detenciones policiales

La noticia de que en una comisaría madrileña los policías tenían la orden de detener a 35 inmigrantes al día da la medida de hasta dónde es posible orientar la política y marcarse objetivos que aunque no tengan el objetivo de mejorar el bienestar común pueden ser útiles electoralmente. Es posible incluso que un sociólogo electoral, en algún oscuro despacho, tenga una fórmula secreta que transforme matemáticamente el número de inmigrantes detenidos en votos.

 

Si yo tuviera que ponerles deberes a la policía, según estuviera la actualidad, tendría muchos objetivos hacia los que dirigirlos. Mejor lo explico con un ejemplo.

 

En la comisaría X los policías llegan por la mañana y recogen un sobre con los órdenes de ese día. Dentro del sobre hay una hoja en la que se marcan los objetivos de la jornada:

 

-Diez empresarios que no permiten a sus trabajadores protegerse contra los riesgos laborales.

 -Un ministro al que le hayan invitado a una cacería.

 -Seis parejas mixtas, de políticos y constructores, que hayan amañado una recalificación de terrenos.

 -Cuatro responsables políticos que estén deteriorando los servicios públicos; dos que destrocen la sanidad y dos que deterioren la enseñanza.

 -Un responsable ministerial que haya bajado los impuestos durante años, dejando en manos privadas un capital que luego ha producido el calentamiento de la economía desencadenando una crisis.

 -Un directivo que convierte un medio público de comunicación en el gabinete de prensa del partido que le nombró.

 -Cuatro políticos que hayan utilizado mentiras de manipulación masiva.

 -Cuatro tertulianos de los que sus opiniones coinciden plenamente con el argumentario de algún partido político.

Juan Alberto Belloch le quita la calle a un franquista para dársela a otro

 

El alcalde de Zaragoga y ex Ministro de Interior y Justicia, Juan Alberto Belloch, ha afirmado recientemente su intención de sustituir el nombre de una calle franquista de la ciudad que capitanea por el del fundador del Opus Dei, José María Escrivá de Balaguer. El alcalde maño debe estar construyendo el escenario para su posible candidatura a la presidencia de la comunidad aragonesa y ha decidido copiar el modelo Bono; ser un cadidato socialista con comportamientos de derechas.

No sé si sabe el señor Belloch que sustituir la nomenclatura de una calle de un franquista por la de Josemaría Escrivá de Balaguer es como no sustituirla. Por poner un ejemplo, en el año 1964 el fundador del Opus fue condecorado por el dictador Francisco Franco:

Boletín Oficial del Estado

Decreto 3801/1964, de 26 de noviembre, sobre concesión de ingreso en la Orden Civil de Beneficencia con categoría de Gran Cruz y distintivo blanco a Monseñor José María Escrivá de Balaguer y Albas.
Publicación: 03/12/1964, nº 290
Departamento: Ministerio de la Gobernación

Pues si no la sabía debería saberlo.

¿La iglesia católica somos todos?

Anda la Conferencia Episcopal presumiendo de que el año pasado medio millón más de personas señalaron la casilla en la que se le asigna a la Iglesia católica un porcentaje de los impuestos en la declaración de la renta. La libertad religiosa es maravillosa y todas las libertades que mejoran y profundizan los derechos humanos. ¿Pero por qué tiene que pasarle el Estado el cepillo a la Iglesia Católica y recaudarle el dinero de los ciudadanos? ¿Por que se le recoge ese dinero en la declaración de la renta? Si Hacienda somos todos ¿tiene que estar la Agencia Tributaria al servicio de una institución que discrimina a numerosos sectores sociales?

Una calle en León para dos víctimas del franquismo.

El pasado mes de julio la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) exhumó en Flores del Sil (Ponferrada) los restos de una mujer en avanzado estado de gestación, Jerónima Blanco, y de su hijo Fernando, de cuatro años. Ambos habían sido asesinados por un grupo de pistoleros de Falange el 23 de agosto de 1936.

La historia se remonta a los inicios de la guerra civil cuando el marido de Jerónima, Isaac Cabo, decidió escapar de casa ante las evidencias de que podían ir a detenerlo ilegalmente, por tratarse de un militante de izquierdas, activo en la lucha sindical. Desde su escondite, Isaac visitaba periódicamente a su familia, aprovechando la oscuridad de la noche.

Las represalias contra Isaac por quienes querían detenerlo fueron brutales. Primero asesinaron a su mujer, Jerónima, de 22 años, y su hijo Fernando, de cuatro. Pero quienes lo persiguieron no pararon de atacar a su familia por no haberlo encontrado a él. Por eso, seguidamente asesinaron al padre de Isaac, Demetrio Cabo; a su madre, Visitación Pérez; a dos de sus hermanos, Demetrio y Vitorino, y a su cuñado Salvador.

Durante tres días de agosto de 1936 los cadáveres de Jerónima y su hijo Fernando permanecieron en una cuneta, a la vista de los viandantes. Aquel crimen causó un gran impacto en la comarca y se incorporó a la memoria colectiva que durante muchos años lo recordó de forma clandestina.

Tras la exhumación el Ayuntamiento de León decidió dedicarle una calle a Jerónima a su hijo, en representación de la dura represión que padecieron en las tierras leonesas quienes fueron perseguidos por las tropas franquistas y los paramilitares que colaboraron con ellas.

Al acto asistirán Elena y Pilar, dos de las tres hermanas de Jerónima que todavía viven. Además de los representantes municipales y de la ARMH, participarán entre otros el poeta Antonio Gamoneda, que recitará unos versos en memoria de quienes padecieron tanto sufrimiento.

Echo de menos algunas frases hechas

El hombre es un animal de costumbres. Por eso en estos días y con todo lo que está lloviendo echo de menos algunas declaraciones a las que ya me habían acostumbrado algunos políticos desde la izquierda y desde la derecha.

Echo de menos que cuando el juez Garzón ilegaliza formaciones políticas o cuando investiga tramas de corrupción de un partido popular le digan que es un juez estrella, que sólo quiere hacer una foto, etc…. Porque cuando inició la instrucción contra la dictadura franquista casi me cansé de oírlo.

También echo de menos que cuando TVE y Antena 3 emiten sendas series sobre el 23 F salgan algunos líderes del Partido Popular o jerarcas de la iglesia católica para denunciar que están removiendo el pasado y reabriendo heridas.

Otra cosa es que si echo esas cosas de menos yo esté bien o mal acostumbrado.

Tras la muerte de Eluana Englaro ¿liderará Berlusconi la lucha contra la pena de muerte?

Después de diecisiete años de coma irreversible, la mujer italiana Eluana Englaro ha esquivado la persecución inquisitiva del Vaticano y de Silvio Berlusconi que pretendían obligarla a permanecer más años en una vida artificialmente inducida. El Senado italiano debatía al tiempo que su corazón dejaba de latir una ley para impedir la desconexión de la vida artificial que la ha mantenido respirando durante estos años.

La actitud de la jerarquía católica vaticana y de Berlusconi han dado muestra de la inhumanidad de quienes quieren obligar a permanecer en el mundo terrenal en cualquier condición. Si son coherentes, aprovecharán todas esas energías para protestar contra los países que aplican la pena de muerte. Si no lo hacen habrá que pensar que buscaban otra cosa, mucho menos digna que la defensa de una existencia digna.

En sus tiempos Fraga arreglaba las cosas por las buenas… o por las malas

Lo ha dicho el presidente fundador del Partido Popular y ex ministro de la dictadura franquista. Cuando la periodista Montserrat Domínguez, en el programa de la SER A vivir que son dos días, le ha preguntado por la crisis de los espías de la Comunidad de Madrid, ha dicho Fraga: “cuando veía un caso, aunque fuera de lejos, lo ponía fuera de circulación…. por las buenas o por las malas”.

Lo que no sabemos es a qué se refiere el fundador del PP cuando habla de “un caso arreglado por las malas”: ¿se refiere a Enrique Ruano; a Julián Grimau; a los trabajadores asesinados en Vitoria en marzo de 1976? Sin duda, el que tuvo, retuvo.

LAS MEJORES FRASES DE LA ENTREVISTA

¿Está en condiciones la Asociación de la prensa de Madrid de criticar a Wyoming?

El presidente de la Asociación de la Prensa de Madrid, Fernando González Urbaneja, ha criticado la broma televisiva que el condutor del programa El Intermedio en La Sexta, Gran Wyoming. Urbaneja ha mostrado un profundo pesar y mucha irritación por la trampa de la becaria. Añadió el presidente de los periodistas madrileños que: “esto no revela más que el estado deplorable en que está la profesión en estos momentos, y con comportamientos así sólo se entra en una dinámica que conduce al desprestigio de todos“.

Durante muchos meses, mientras el diario El Mundo y la Cadena COPE alentaban la teoría de la conspiración en torno al atentado del 11M, las mochilas, las discos de la Orquesta Mondragón, los vendedores de explosivos rocambolescamente cercanos a ETA y alentaban autorías que lavaban la cara de algunos líderes populares que no están en desiertos lejanos, el presidente del Colegio de Periodistas de Madrid, González Urbaneja, no estaba apenado por el daño que esos comportamientos le hacían a la profesión periodística.

Sí hizo los deberes el Colegio de Periodistas de Cataluña que redactó un comunicado contundéntemente crítico con quienes desde los medios de comunicación habían  alentado las falsas teorías. Urbaneja ha añadido con respecto a la polémica sobre Wyoming que: “este episodio revela un enorme desprecio y una enorme ignorancia de las reglas de este oficio”. A ver cuándo hace los deberes y no utiliza un doble rasero para controlar la calidad de nuestro periodismo. Aunque los que demuestren un enorme desprecio por el oficio tengan mucho poder y poca ética.

En tiempos de crisis nace la “necroeconomía”

Evidentemente la crisis agudiza el cerebro. Y cuando la economía se hunde en el mundo de los vivos se le puede pedir ayuda incluso al de los muertos. En el diario El Mundo de hoy aparece, en un anuncio, una lista de fallecidos y a la derecha un código para enviar un SMS y darle el pésame a la familia. El anuncio asegura que el envío del mensaje cuesta 1,50 euros más el IVA. Si ni la macroeconomía ni la microeconomía pueden solucionar la crisis, quizá lo haga la necroeconomía.

Dicen los banqueros que la crisis no lleva su ADN

El presidente de la Asociación Española de la Banca, Miguel Martín, se pasó por el Congreso de los Diputados para declarar que la paternidad de la grave crisis económica que padecemos no le pertenece a la banca. Es más, ha añadido que la economía ha puesto en peligro al sistema bancario.

Según parece la economía es algo que no tiene nada que ver con los bancos; o que los bancos son ajenos a la economía. Pero el riesgo en que ha puesto la economía a los bancos ha sido tal que el año pasado los cinco más grandes del país (Santander, BBVA, Caja Madrid, La Caixa y Banco Popular) ganaron en plena crisis la friolera de 17.590 millones de euros. Eso es riesgo y lo demás son anécdotas.